Una palabra para la semana: Bendición

Sustantivo femenino que describe una gracia otorgada por Dios; una circunstancia, persona o cosa que es extraordinariamente buena; una acción que comunica aceptación o aprobación; una plegaria por la felicidad, la protección o el bienestar de otra persona.

Queridos parroquianos:

Hoy dedico la palabra de la semana a todas las mujeres de nuestra comunidad virtual y muy especialmente a las que han asumido la diáspora como camino de vida. Cada una de ustedes tomó el reto de buscar nuevos horizontes, como lo hizo María cuando emigró a Egipto. Solas, con pareja o con familia, cerraron casas, dijeron sus adioses a montañas, valles, llanuras, ríos y mares, y tomaron rumbos nuevos, dispuestas a transformase, a reinventarse bien para ayudar a sus familias en Venezuela, o para ser la constante de su hogar en un mundo diferente. Con una energía indetenible, trasplantaron árboles de todo tamaño y ramaje, esposos, hijos o padres ancianos, y los nutrieron hasta que retoñaron. Hoy, Dia Internacional de la Mujer, reconozcamos a todas estas guerreras milagrosas!

El diccionario define "bendición" como un sustantivo femenino que se utiliza para describir circunstancias, personas o cosas extraordinariamente buenas. Bendición tenía que ser un vocablo femenino para describir lo que cada mujer representa y su capacidad para multiplicar el amor de Dios, creando y nutriendo la vida en todos sus aspectos. Solteras, casadas o viudas, en ministerios laicos o religiosos, las mujeres vamos por la vida de forma gregaria y solidaria, construyendo comunidades y amistades dondequiera que estemos, compartiendo bienestar y protección en el hogar, en nuestros lugares de trabajo, en los conventos y las aulas de clase, como líderes comunitarias, como servidoras públicas, y como voluntarias.

Mi gratitud para cada una de las mujeres, abuelas, madres, hermanas, primas, amigas, maestras, que me acompañan y me han acompañado en el camino. Gracias porque me han ayudan desde el cielo, desde la distancia y aquí cerca, a crecer y mejorar, me han recordado mis limitaciones y señalado mis fallas, me han ayudado con sus consejos. Gracias a todas las que me incluyen en sus proyectos, me acompañan en lo cotidiano y se han convertido en mi familia extendida en esta diáspora. Mi gratitud especial a todas las voluntarias de Parroquia Virtual Venezolana, que multiplican el tiempo para servir con alegría y generosidad, bendiciendo vidas y nutriendo este sueño. A mi esposo y todos los hombres que comparten nuestro camino como pastores, compañeros y amigos, que nos acompañan, nos aman y nos ayudan, gracias por estar presentes!

Esta semana los invito a que abracemos y agradezcamos a las mujeres a nuestro alrededor, las miles de bendiciones que hemos recibido de sus manos, las oportunidades de crecimiento que nos han brindado, y las muchas ocasiones en las que simplemente han estado disponibles para consolarnos y compartir nuestro sufrimiento, dolor y frustraciones. Agradezcamos a nuestra Madre de Coromoto, por todas las bendiciones y pequeños milagros que nos regala a diario, y pidamos que bendiga a todas las mujeres que "aman, lloran, cantan y sueñan" con talento y con pasión, para que sigan siendo una bendición para tantas comunidades dentro de Venezuela y alrededor del mundo.

Del libro de Génesis (Gn.12:1-4)
“... Deja tu país, tu parentela y la casa de tus padres, para ir a la tierra que yo te mostraré. Haré nacer de ti un gran pueblo y te bendeciré. Engrandeceré tu nombre y tú serás una bendición.."

Laura Celis Black
Moderadora Parroquia Virtual Venezolana